jueves, 18 de octubre de 2007

Cómo hacer tuyo un cuento.

La narración oral tiene sus técnicas como cualquiera de las restantes artes escénicas. Lo primero que me enseñaron en clase de narración oral fue a hacer tuyo el cuento. Para ello hay que seguir una serie de pasos:
1) Escoger un cuento que te guste.
2) Dividirlo por escenas o acciones importantes.
3) Hacer un pequeño esquema.
Ahora explicaré cada uno de ellos. El primero, ¡está claro! si no te gusta el cuento, difícilmente podrás contarlo y hacer que le guste a los demás. El realizar un esquema ayuda a recordarlo, que no es memorizarlo.
Se recomienda no memorizar letra por letra. Esto le restaría frescura a la narración y seguramente, provocaría cansancio o aburrimiento en la audiencia. Lo que se memoriza es el esquema y luego dejaremos que el cuento valla saliendo de nosotros, ensayándolo tantas veces como sea necesario, así acabaremos haciéndolo nuestro, contándolo con nuestras propias palabras.

2 comentarios:

Gonzalo dijo...

A veces se piensa, cuando se quiere aprender a contar, que apartarse del texto original es cometer un error. En realidad, ahí empieza, como bien dices, lo bueno: ahí empieza a ser nuestro cuento, el que podemos contar nosotros. Hay que seguir comprobando que sea coherente, que mantenga el tono, que no estropee el final, etc., pero muchas veces, el cambio obedece a una razón honda.

Elisa García dijo...

Gracias Gonzalo por dejar un mensaje. Sí, tienes toda la razón. La primera vez que conté un cuento y me dijeron que no lo memorizara, me entró pánico. Estaba acostumbrada a memorizar guiones, pero cuando te acostumbras descubres lo que de verdad diferencia la narración oral de el resto de las artes escénicas. El narrador se entrega a sí mismo. ¡Es genial!
Un saludo,
Elisa.