lunes, 18 de febrero de 2008

Los cuentos populares, ¿realidad o ficción?

Los cuentos populares no dejan de sorprenderme. Hasta ahora, había encontrado cierta relación entre algunas leyendas y hechos reales acontecidos en alguna parte del mundo, pero no en los cuentos populares.
Sin embargo, ayer viendo un programa en la televisión (que suele tratar temas sobre ocultismo, fantasmas, etc.), escuché el relato de un cronista que hablaba de la torre de un castillo utilizada como mazmorra. Dicha torre tenía escavadas en el sótano, unas cuevas conectadas por extraños laberintos.
Aquí empieza lo que realmente me llamó la tención y me sorprendió. El cronista continúa relatando la historia de la cueva, en la que vivía una bruja y la historia de un jorobado que tras visitarla consiguió deshacerse de su joroba.
Entonces fue cuando yo me dije: "Esa historia me suena".
¡Claro que me suena! Es el cuento de los dos jorobados, cuento que he contado numerosas veces, tanto para niños como para adultos.
Y aquí la pregunta que me ronda desde entonces: ¿Fue la historia de la cueva lo que dió pié al cuento?, o ¿justamente lo contrario?
En la foto, la bruja Cañarrajá en su cueva; personaje del espectáculo "La leyenda del hada".

2 comentarios:

darabuc dijo...

Yo supongo que los cuentos parten en su momento de alguna realidad aproximada y muy interpretada, y si convencen se van extendiendo y dando origen a nuevas leyendas e incluso a supuestas nuevas historias reales (a fin de cuentas, hasta la victoria de la ciencia, la literatura ha sido la principal manera de comprender la realidad). Al menos, yo me lo he encontrado hasta en las cadenas de correo electrónico: de pronto, me llega de vete a saber qué rincón del mundo una supuesta historia real que no es más que un cuento popular teñido de color local y más o menos modernizado. (Y aunque no tiene nada que ver, los libros de autoayuda, incluidos los manuales para ejecutivos, son todo un filón de reaprovechamiento de los cuentos populares.)

Elisa García dijo...

¡Hola Gonzalo! Me alegran muchos tus comentarios, ya que eres un esperto en literatura. Es curioso lo necesitados que estamos de un poco de fantasía en nuestras vidas, las de ahora y las de antes.
Porque el cuento del que hablo es un cuento español bastante antiguo, así como la historia que se cuenta en ese pueblo y del que hablaban en la televisión.
La línea entre la fantasía y la realidad es bastante difusa.
Un abrazo.