lunes, 23 de marzo de 2009

Pintando las marionetas.


Cuando comienzo a pintar las marionetas, entro en una especie de vorágine de la que me es muy difícil escapar. Es el momento en que los personajes salen de tu cabeza, los tienes delante de tus ojos y ese instante es realmente emocionante.

Las capas de Blanco de España que les he ido incorporando poco, dan a la nueva creación una superficie lisa que me ayudará a pintar con mayor rapidez y facilidad.

Hace mucho tiempo, elaboraba mis propias pinturas con tierras de colores a las a su vez, mezclaba con aceite de linaza y cola blanca. Pero hoy en día, utilizo el óleo, tiene una gran variedad de colores con los que hacer mezclas y son muy naturales. Además, el óleo nos permite hacer mezclas sobre la misma base para matizar, dar profundidad o resaltar alguna facción.

Una vez que la pintura base se ha secado suficientemente, pinto las cejas, los labios y...¡ ya está!, preparada para la siguiente fase.

En la primera foto, vemos a la bruja que representará al Oráculo dentro del cuento-mito de Casiopea y en la segunda, ya con la pintura base.





2 comentarios:

DORAMAS dijo...

Me gusta, parece que va naciendo la vida en ellas.

Elisa García dijo...

Así es, amigo Doramas, una vez hemos llegado a esta parte la marioneta está casi terminada, pero los personajes ya se ven.
Un saludo.