sábado, 26 de julio de 2008

La importancia de los cuentos populares (II).

Los cuentos populares han llegado hasta nosotros después de muchos siglos y otras tantísimas generaciones; atravesando tierras, mares y océanos, gracias a cientos de anónimos narradores.

Muchos son también los que los han estudiado e investigado, como el conocido Vladimir Propp que los analizó de forma exhaustiva. Cada vez son más los que piensan que los cuentos populares, los cuentos maravillosos o de encantamiento, contribuyen al desarrollo del aprendizaje infantil.

Suelen tener una estructura sencilla, constante; una clara clasificación de las situaciones y unos personajes perfectamente tipificados. Por ello, podemos encontrar en los cuentos numerosos elementos educativos. Desarrollan la capacidad de atención, estimulan el pensamiento creativo, el conocimiento de la cultura popular y la resolución de conflictos psicológicos.

Sobre este último punto, el psicólogo Bruno Bettelheim, opina que los cuentos son una fuente inestimable para el desarrollo emocional de los niños; ya que todos y cada uno de ellos transmiten una idea. La idea de que las dificultades de la vida son inevitables, nos guste o no. Pero si, cual héroe o heroína de un cuento se tratase, nos enfrentamos a ellas, conseguiremos salir victoriosos.

Como dijo el escritor G.K. Chesterton:
Los cuentos de hadas son más que ciertos;
no porque nos digan que los dragones existen,
sino porque nos dicen que pueden ser vencidos.

2 comentarios:

© loki vinodelfin dijo...

Me gustó mucho la idea que muestras aquí..Los cuentos son vidas que pueden ser pero no son. Pero sobre todo son enseñanzas de un mundo que no es perfecto, y los niños han de darse cuenta de ello.

Te invito a mi planeta de Regalas música y demás cuando lo desees.

Besos de loki vinodelfin.

Elisa García dijo...

Gracias por tu comentario Loki, es una idea poco generalizada, pero que poco a poco va abriéndose camino. Los niños deben ver el mundo tal y como es, ¿y qué mejor forma que mediante los cuentos?Pasaré por tu planeta,
besos.