miércoles, 24 de marzo de 2010

Títeres y teatro.




Esta es una semana grande dentro del mundo del teatro. Comenzó el día 21 con la celebración del día mundial del títere como bien apuntan los compañeros de Titerenet y continúa hasta el 27 con el día mundial del teatro.

No se asusten, no voy a relatarles la historia de los títeres, ya que existen en la red numerosos escritos sobre estudios realizados al respecto y creo que todos sabemos que son tan antiguos como la misma raza humana.

Como estamos de celebraciones, prefiero brindar por estos muñecos, humildes y callados, que en manos de los titiriteros cobran vida para contarnos un sin fin de historias. Maestros indiscutibles de los que serán los futuros espectadores del teatro de adultos.

Sirvan estas líneas para hacer un homenaje a todos esos titiriteros y titiriteras que ya no están con nosotros, pero que nos han dejado un legado rico en ideales, amor y sabiduría. Por citar a algunos de ellos, me gustaría desde aquí recordar a Isidro Gómez, titiritero canario, del que puedo dar fe, aún recuerdan con cariño en gran parte del archipiélago. A Horacio Herman Koncke, entrañable amigo, compañero y maestro; así como a otro grande del mundo del títere: Javier Villafañe, que unió España con Latinoamérica a través su trabajo.

Poco más me queda por añadir, solo que me alegra poder celebrar el día mundial del teatro, trabajando en Madrid con mis marionetas; que el teatro es cultura y la cultura es trabajo.

Cuentos con Encanto les desea un feliz día del teatro a todos, actores y titiriteros del mundo entero.

Les dejo con un vídeo que encontré en Youtube hace algún tiempo, titulado La vida en las manos. Quizás les parezca extraño, pero a mí me arrancó una sonrisa y eso siempre se agradece, así somos los titiriteros.



2 comentarios:

eL MAQUINISTA dijo...

Bonito vídeo y buena pregunta ¿Por qué soy titiriteros? Ahora mismo no sabría contestar, pero voy a buscar una respuesta y la voy a colgar. Tú te lo has preguntado. Un abrazo y que te vaya todo tan bien como veo que te va, Jesús.

Elisa García dijo...

Gracias Jesús, por tu comentario y tus buenos deseos. Y sí, me he hecho la pregunta y es difícil de contestar. Porque para mí hablar de títeres es hablar de sentimientos y hablar de los sentimientos siempre es difícil. Lo que sí sé, es que a mí me enamoraron, estos pequeños muñecos y aún lo siguen haciendo.
Un besote.